mm

domingo, 16 de diciembre de 2018

ANDANZAS DE UNA SUECA DESUBICADA



Soy rubia natural y alta, quizá demasiado por lo que me dicen algunos hombres, pero no me importa, el complejo si lo hubiera seria de ellos. 
No tengo un pelo de tonta por muy rubio que sea y carácter me sobra, lo que me trae problemas de forma ocasional cuando me topo con las abundantes inseguridades masculinas. 
Tengo una mezcla de orígenes bastante singular; sueco por parte de padre e italiano por parte de la mía  mamma, por lo que parece un cóctel explosivo para hombres, mujeres perros y gatos. Está mal que yo lo diga, pero qué le voy a hacer si la naturaleza ha sido tan generosa conmigo.  Quizá por eso habito en una burbuja donde nadie me puede decir nada queme incomode y me mantengo a salvo y feliz. 

Viajo mucho por mi trabajo y eso me permite conocer muchas personas diferentes, aunque a menudo superficialmente y de manera frívola pero me gusta. Eso me lleva a ser bastante promiscua y me encanta. 

Antón mi amigo amigo, sin derecho a roce (aparte de sus abrazos de oso), siempre me está diciendo que la vida que llevo me puede traer problemas, pero yo no lo he hago mucho caso me gusta mi vida y no tengo intención de cambiarla. “Un día esa burbuja en la que vives se va a oscurecer y no vas a poder ver ni por dónde caminas” me dice a veces, pero lo hace porque me quiere y se preocupa. 

Ahora tengo que darme prisa tengo una cita muy excitante que se ha hecho de rogar, no entiendo muy bien la razón, pero por fin vamos a encontrarnos en uno de los hoteles que más me gustan en pleno centro de la ciudad. He escogido precisamente ese sitio porque la verdad, el hombre me gusta, pero a veces su mirada es tan intensa que me resulta un poco inquietante, aunque reconozco que eso me da más morbo aún si cabe. 
KissPNG

Ya casi llego, pero siento una especie de mareo que me hace trastabillar. la imagen de Antón viene a mi cabeza. 
Unas nubes negras inmensas cubren el cielo de pronto, pero estoy a pocos metros del hotel. Hago un esfuerzo sobrehumano por no caerme, no puedo, el suelo se levanta a la altura de mi cara, me adentro en una especie de remolino... 
allí estaba la oscuridad que mi amigo predijo.

Comencé a dar vueltas acercándome cada vez más a la negra burbuja que reventó al llegar yo...




sábado, 10 de noviembre de 2018

UNA FUERZA ESPIRAL Y UNIFORME





Matt Talbert Artwork _✿_Open ArtGroup_____✿

 Siento un poco de alivio, pero no quiero ni pasar por la calle Copérnico, sólo su cercanía me revuelve en una espiral de angustia que me hace salir corriendo sin sentido aunque siempre termine en el mismo lugar.

Todo podría cambiar si me encuentro con Alazne, ella siempre tiene la sonrisa en la boca y su optimismo sempiterno, a pesar de que su trabajo no le ayude mucho, sólo verla me levanta la moral.

La primera vez que la vi ya me di cuenta de que era diferente, no sólo por su nacionalidad, lo cual era todo un alivio la verdad. Era la alegría en persona, no podías estar triste cerca de ella, su espontaneidad y positividad eran contagiosas y no podía evitar que una sonrisa, aunque a veces no fuera mas que un principio de mueca, apareciera de pronto en mi cara.

Angela Morgan__✿__-Open ArtGroup__✿_

Ella me cuidó a mi también, siendo algo parecido a una amiga, contándome chismes que nunca me habían interesado pero que ahora me entretenían.
Era una fuerza de la naturaleza, aunque a veces entrara en una espiral de malos humores que nunca llegué a comprender.
Me salvó la vida, pero no pudo hacerlo con quien yo más quería.
Podría haber sido diferente si ella hubiera intervenido antes, mucho antes. Quizá me hubiera apartado de tan espantosa melancolía. Esos años de enfermedad, de chicas que van y vienen, que te dejan en la estacada sin previo aviso, esa impotencia total que se une a un amor tan grande que te niegas a dejar marchar aunque sabes que nada de lo que tú hagas podrá salvarla.



Por supuesto ella también voló, como las demás. Aquí no hay amistades que valgan. El dinero manda.

Ahora siento un poco de alivio pero no quiero ni pasar por la calle Copérnico...



jueves, 26 de octubre de 2017

UN ROSARIO EN EL PARQUE






A veces, cuando no se tienen muchas fuerzas, hay que utilizar un impulso, cualquier cosa medio buena que nos pase, para hacer las cosas que siempre has hecho y que ahora cuestan tanto. Como yo ahora que aprovecho para escribir después de mucho tiempo.

Ya no me río, como cuando era más joven, de los rezos o cualquiera que sea la creencia de cada uno. Si consuela, si sirve para apaciguar el ánimo, me basta.
Admito que en más de una ocasión, en esas largas noches de insomnio, lo he practicado... aunque en mi caso sin mucho resultado.





En mi casa la música ya no suena como antes. Mi piano... está dejado de la mano de Dios, olvidado, relegado a otro plano, perdido, sin sentido desde que no se oye la voz de mi padre pedirme por enésima vez   -Anda, toca un poquito que yo te oiga.

Sé que hay que seguir, que no queda otra, pero según en qué circunstancias el camino se hace aún más duro y ya no queda sino la búsqueda incesante de consuelo, lo que no es nada, pero nada fácil.


ROSARIO ANTIGUO. CUENTAS CRISTAL COLORES. (Antigüedades - Religiosas - Rosarios Antiguos)



En esa búsqueda de alivio, siempre me da por caminar, caminar sin rumbo fijo, aunque siempre termino en algún parque donde siempre hay risas de niños, perritos paseando a sus dueños... etc
En una de estas, me senté en un banco cerca de una señora que estaba sola. No sé cómo empezamos a conversar, lo cual en Bilbao no es nada habitual por muy abierta que yo sea. La cuestión es que hablamos un poquito por encima de nuestras congojas y la verdad es que aquella dulce dama, con pocas àlabras apaciguó mi espíritu, sobre todo cuando, bien guardado en su bolso, en una bolsita de terciopelo, me enseñó su pequeño gran secreto.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LECTORES EN EL MUNDO

Únete a mis amigos

http://ads73835.hotwords.com/show.jsp?id=73835&cor=FF0000&tag=div&atr=class&vatr=post-body