mm

domingo, 7 de diciembre de 2014

EMPEZAR DE CERO




Me pregunto cuantas veces puede uno confundirse, tropezar, precipitarse al vacío sin demasiadas consecuencias.


Qué número de errores se puede asumir sin perder la cordura. Cuantas veces puedo uno recomponerse, volver a ser quien era o quizás convertirse en una persona mejor.

A cuanto se puede renunciar sin saber el tiempo que nos queda.

¿Cómo se sabe si en esta ocasión hemos tomado la decisión correcta?. Dudo que alguien tenga la respuesta.


Sin embargo no paro de oír hablar de la "fuerza del destino". Como si todo lo que hiciéramos no tuviera ningún sentido porque nuestro camino está ya marcado desde el mismo instante en que asomamos a la vida. ¿No sería demasiado cómodo?. La indolencia nos invadiría, no habría por qué moverse del sitio, ningún esfuerzo sería provechoso.


Quizás alguien "maneje los hilos", existan señales de que lo que hacemos está bien o no, como en esas "pseudo películas" con las que nos bombardean sin escrúpulo alguno en estas fechas.



Lo que está claro es que nos toca ser positivos, cuestión de supervivencia. Que todo vuelva a empezar, que todo vuelva a brillar, como dice Dani Martin.
Quizás, ésta sea la buena, incluso si no dura demasiado. Nadie dijo que fuera a ser fácil ni para siempre tampoco...






10 comentarios:

  1. Apio Claudio “el ciego” (340 – 273 a.C.) es una de las primeras figuras políticas de la república romana cuya vida escapa al ámbito de la leyenda y puede ser verificada por una relativa diversidad de fuentes confiables. Claudio es, más allá de lo político, también relevante por ser el primer romano del que tengamos noticia que compuso obras literarias en latín, y ello mucho antes de que Livio Andrónico escribiera los primeros dramas que se consideran habitualmente como el inicio de la literatura romana. Claudio redactó una colección de aforismos en verso titulada “sentencias”, en la que se encontraba incluida la frase que encabeza esta entrada: faber est suae quisque fortunae – Cada uno es artífice de su propio destino.
    Y esto que saqué gugleando es también mi manera de pensar. Una fantástica reflexión susana, con una pregunta que yo también me he hecho. si todo está escrito, simplemente esperemos que ocurra.y listo ¿Para que preocuparnos? Me parece lo más tonto que se pueda decir y no es más que el consuelo fácil para algunas situaciones difíciles.Me parece magnífico lo que dices. Sería bueno que muchos lo leyeran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Alberto,gracias por tus apuntes históricos ;)
      Estaría bien que fuera un fifty fifty porque la verdad es que yo me preocupo demasiado...

      Eliminar
  2. Yo prefiero pensar que nosotros forjamos nuestro destino. ¿Errores? Cometeremos millones y más también pero eso no es motivo para seguir nuestro derrotero. Nadie dijo que la vida era fácil, pero a veces uno piensa ¡¿tiene qué ser tan complicada?!.
    Seguir es nuestro destino y lucharla con una sonrisa y las mejores esperanzas.

    ResponderEliminar
  3. En eso estamos Mirta, pero sí, a veces la vida es demasiado complicada ufff.

    Besitos nadadores preciosa!

    ResponderEliminar
  4. Me uno a lo que comentan Mirta y Alberto, no sé por qué se rehúye esa responsabilidad con nosotros mismos, no hay un destino, nosotros lo forjamos, eso sí, humanos que no sabemos, que nos equivocamos... y aprendemos poco. Se agradece, Susana, esta reflexión de tu entrada; no es habitual que se toquen esas realidades, mirar hacia dentro, ¡gracias!

    ResponderEliminar
  5. creo que porque son tiempos difíciles Esther y por eso nos revolvemos y buscamos una manera más fácil de salir de este embrollo. Muchas gracias por tu comentario bonita espero verte pronto otra vez 💋

    ResponderEliminar
  6. Hola Susana, yo si que creo en el destino, pero no en el que va guiando tus pasos constantemente, sino en otra más prosaico. Por ejemplo, recuerdo una noticia del Telediario de anoche, un chico caminaba por la calle en Tarrasa y se le cayó un muro encima debido al viento huracanado que había en la zona y lo mató, punto y final, destino o mala suerte, es un todo.
    Con lo de caerse y levantarse, yo creo que es instinto de supervivencia, hay un dicho por ahí, "si te caes siete veces, levántate ocho".
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... prefiero no pensar mucho en la mala suerte y que podemos cambiar un poquito nuestro destino si nos esforzamos ;)
      Gracias por pasarte.
      Muxu

      Eliminar
  7. mi destino es toda una celebridad, unas veces hasta salimos juntos a tomarnos un cafe,
    pero ultimamente se ha vuelto abusivo, caprichoso y hasta grosero.
    -
    No se que hacer, mi Destino, ha llegado hasta el extremo de ponerme una soga al cuello.
    -
    En serio, a veces siento que los demas tienen destinos, dociles y amigables,
    pero el mio ha tomado control de mi vida.
    -
    No se como escaparme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj Stan! pues si no te gusta ese amigo, cámbialo por otro nuevo. Ya sabes, "Renovarse o morir"
      Besos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LECTORES EN EL MUNDO

Únete a mis amigos

http://ads73835.hotwords.com/show.jsp?id=73835&cor=FF0000&tag=div&atr=class&vatr=post-body