mm

Translator

domingo, 27 de abril de 2014

DOMINICANA: TERCERA Y ÚLTIMA PARTE

viajard.com
Los dominicanos tienen que luchar duro si quieren vivir con las mínimas comodidades. La mayoría de las casas que se ven al borde mismo de las carreteras, no tienen agua y los postes del cableado eléctrico parecen auténticas enredaderas de la cantidad de "pinchazos" que soportan. No hay otra forma de conseguir electricidad como no sea con enormes baterías que utilizan para ver la televisión, por ejemplo. Eso sí, el aparato de música para poder escuchar y bailar "merengue"nunca falta en ningún sitio.

 Uno puede elegir entre perderse entre la gente amable y acogedora de las pequeñas poblaciones, tomar un taxi, (con lo que además se obtiene un improvisado guía turístico, a menudo más eficaz que los profesionales), o dejarse guiar por variopintas excursiones programadas por expertos “tour operadores”, que desde luego resultan muchísimo mas caras. Lo mejor sin duda, y sobre todo en una primera visita (que seguramente no será la última) es una mezcla de todas las posibilidades.

“Este es un país libre y aquí cada uno hace lo que se le apetese“ dice Ramón que se gana la vida como guía turístico para varios hoteles. “En la época de la dictadura le metían a uno en la cárcel por nada, ahora ya no tenemos miedo y vivimos con la confianza de que Dios proveerá
 Ramón es un exponente de la que podríamos llamar clase media dominicana. Trabaja lo suficiente para vivir pero no mas de lo necesario. Se puede decir que es afortunado ya que incluso posee un pequeño terreno que lo subarrienda a un agricultor.

bocachicaweb.com
Lo cierto es que se conforma con bastante poco para la mentalidad capitalista europea, y sobre todo uno no sabe nunca hasta qué punto está hablando en serio o contando un “cuento” de los muchos que se cuentan con ese humor contagioso que domina la vida cotidiana: “Antes, el uso de las luces en los vehículos era obligatorio, ahora es opcional”, me dice mientras esquivamos coches y pequeñas “motoconcho” o taxis a dos ruedas, que adelantan por la izquierda y  por la derecha, y que se paran sin previo aviso en la cuneta para darse un respiro o para hablar con el amigo que se encontraron en el  cruce anterior

En este país es fácil pasar de la sonrisa a la indignación sobre todo si se es una mujer. El ya conocido sabor agridulce me acomete de nuevo. Siempre me sucede lo mismo cuando vuelve a aparecer ante mí el machismo tremendo que impera y que se respira en todas partes: “Me he separado hace poco tiempo. Mi mujer no puede darme hijos y ya ha tenido varias operaciones” dice Ramón mientras me sigue mostrando las maravillas del paisaje que nos rodea.



Pienso en la ligereza con que desechan a la hembra que no puede procrear y pienso en como se sentirá la mujer de Ramón, si sencillamente se resigna. En la República Dominicana una mujer no es nadie si no está casada y lo mas importante: tiene hijos. Es así, y no hay quien lo cambie porque al parecer las mismas mujeres están de acuerdo.

 La destartalada “guagua” que conduce Ramón avanza (¡Gracias a Dios!) lentamente por una zona en la que la naturaleza ha invadido por completo la carretera, que no es demasiado civilizada, por cierto. La frondosidad de la vegetación sigue siendo espléndida a pesar de que la agricultura indiscriminada ha destruido gran parte de los bosques.
susurradoresdeballenas.com
En las zona altas el arbolado se sigue conservando pero en estos momentos tan sólo cubre un 10% del país. La República Dominicana sigue siendo la más rica de las Antillas en lo que a plantas se refiere. Un 36% de unas aproximadamente 5 .600 especies diferentes de plantas son propias únicamente de la República, pero tristemente unas 125 especies se encuentran en vía de extinción, incluyendo numerosas clases de orquídeas.



Así, la población dominicana deja su país a la menor oportunidad. Los que emigran a otros países no son bien vistos por los que se quedan.

 Ramón me sigue contando: “La mayoría de las dominicanas que salen de su país terminan en la prostitución si es que no empiezan directamente por ese camino. Los varones suelen introducirse en mafias o tráfico de drogas. Mire, yo me quedo aquí que vivo bien, nunca hace frío y no me falta de comer”. Este es un pensamiento bastante extendido si se tiene en cuenta que las únicas gentes a las que han visto enriquecerse sin necesidad de matarse a trabajar, lo han hecho con el tráfico de drogas, principalmente.

 Los compatriotas que han emigrado no lo hacen mucho mejor, si es que no terminan asesinados en un rincón como sucedió en el tristemente conocido caso de Lucrecia, a la que todavía hoy, todo el mundo recuerda.

Cualquier tipo de droga está mal visto en “La dominicana”. Por supuesto que existe el problema, pero no de forma latente y debido principalmente a influencias de Los Estados Unidos. La mayoría de la población ni siquiera fuma y su deporte favorito, y en el que invierten varias horas diariamente, es el “merengue”.
A pesar de su proximidad con Haití, país con el que se han visto obligados a compartir la isla desde tiempos inmemoriales y después de sufrir interminables ocupaciones e invasiones, no es mucha la influencia de aquél país y sí muchas las diferencias entre ellos. Sus relaciones nunca fueron demasiado buenas y empeoraron en 1991 después de que se produjeran numerosas deportaciones de inmigrantes ilegales haitianos.

Los habitantes de Haití son predominantemente de raza negra, tienen como raíces culturales a Francia y África, y sobre todo, viven en un entorno pobre y superpoblado. En contraste la población dominicana es predominantemente mulata o blanca, posee cultura hispana y pertenece a un país que sufre  un importante deterioro del medio ambiente, pero que posee así mismo áreas de gran riqueza.

Nadie en la república ha olvidado los casi 31 años de dictadura sufridos desde 1930  con el dictador Rafael Leonidas Trujillo Molina, que hasta su asesinato en 1961 sometió al pueblo dominicano a la mas profunda represión y terror. La tremenda angustia con que se  vivió  durante aquellos años es recordada a cada momento con anécdotas de la vida cotidiana que con sólo imaginarlas le ponen a uno los pelos de punta.
En estos momentos los dominicanos miran con optimismo al futuro. Siguen confiando en la benevolencia del “de allá arriba”, basan su vida en una religiosidad que aunque no posee raíces demasiado profundas les llena de buena voluntad.

Es difícil que pierdan la sonrisa, el gusto por las cosas buenas y sencillas de la vida. Por algo el visitante queda “enganchado” a este país y sus contrastes, a su ritmo tranquilo, su filosofía vital y al movimiento frenético del “Merengue”, la música nacional por excelencia, que además de conseguir que las cinturas se agiten, cuenta en cada canción una historia distinta, historias que definen la pasión de sus gentes.






12 comentarios:

  1. Los que menos tienen se conforman con poco y hasta son felices de esa manera. Lamentablemente esto es muy frecuente en muchos países de latinoámerica y en algunos olvidados rincones de Argentina. Para que haya un grupo VIP de habitantes del mundo parece imprescindible la existencia de los otros, los pobres, aunque no se cual grupo es más feliz.
    Triste y real, muy buen articulo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Mirta, el mundo es de lo más injusto y tenemos que vivir con ello...
      Como tú dices, aunque yo tengo la sospecha, no se sabe quién es más feliz.
      Gracias como siempre. Besotes.

      Eliminar
  2. Con tus artículos de Dominicana me has hecho recordar muchas cosas, regresé allí por instantes. Te felicito Susana, estupendo reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves... Lo que me luce! No hay manera de que me den trabajo. En fin, me consuela que te guste aunque no me paga las habichuelas. Un beso

      Eliminar
  3. ¡¡Brillante artículo, desconocía toda esa información de la República Dominicana, hermosa experiencia!! ¡¡Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que viajar allí para conocer sus paisajes pero sobre todo su gente :)

      Besos

      Eliminar
  4. Me ha encantado Susana, Gracias por este artículo sobre mi bella isla. Me gustó como lo desarrollaste... Me tomaré tiempo para leer las otras entregas. Un abrazo! desde República Dominicana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueeeno! viniendo de una dominicana es todo un honor!
      Me alegro muchísimo de que te haya gustado y si encuentras algo inexacto a quí estoy para recibir críticas buenas o malas.
      Besos

      Eliminar
  5. Hola Susana, gracias por el artículo sobre mi país, lo apruebo no por ti si no por los lectores foráneos, tristemente tuve que exiliarme voluntariamente en EU, debido a que no podía seguir masticando los monólogos de los funcionarios, gracias por no ir solo oler las playas o brincar las olas a ponerte broncedor y a comer rico en un resort del este de mi pais, que bueno que te diste un baño de pueblo vista la realidad muy cerca y conociste que en mI pais no existe la rutina ni el aislamiento por qué hay que trabajar duro desprivilegiadamente para mantener la familia y tambien los lujos de los hijos de nuestros respetados dirigentes, pero aun sigo viendo mi patria inagotable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti!! Siempre qie viajo me gusta mezclarme entre la gente de a pie, no quedarme en los limites del hotel. Me documento lo mejor que puedo y desde luego que tu Pais ademas de maravilloso es inagotable en todos los sentidos. Besos linda!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Muchas gracias Silvia, espero que vuelvas por aquí.
      Besos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LECTORES EN EL MUNDO

Únete a mis amigos

http://ads73835.hotwords.com/show.jsp?id=73835&cor=FF0000&tag=div&atr=class&vatr=post-body