mm

Translator

martes, 29 de marzo de 2016

LA CIUDAD VACÍA

Susana F.


Se acabaron los días festivos. Por fin la normalidad vuelve donde estaba. No más aglomeraciones en las carreteras, no más sustos de ninguna clase, porque hay que ver todo lo que ha dado de sí esta Semana Santa en lo que a desgracias  se refiere.





Ni se me ocurre hablar de lo que no sea la paz que se respira en esos días en la ciudad.

Uno puede caminar sin prisa por las calles desiertas, perderse sin miedo a hacerlo de verdad, porque en esta villa uno siempre encuentra rincones distintos, interesantes. Si además se encuentra sitio en cualquier parte para sentarnos un rato en una estratégica terraza que normalmente suele estar llena a reventar, pues mejor que mejor.









Puedo adentrarme en el parque con toda tranquilidad, con paso ligero o dejarme llevar por los cantos de los pájaros que allí habitan, mecerme con el viento que ya no es tan frío, envolverme de naturaleza en el centro de la ciudad. Una ciudad que se muestra distinta, de forma amable, invitadora a que se la recorra y descubra una vez más.

Por mucho que me guste viajar, siempre llevo Bilbao en mi mente y en algún sitio más.



Antonio_Tamburro

Y si no llueve para qué te voy a contar. Los follones, la incomodidad con paraguas y demás, quedan en el pasado. Es como cuando sale el sol en Inglaterra, que la gente se "despelota" rápidamente a ver si pillan algún rayito de sol.
Aquí sin ser tan extremos, nos activamos, la sonrisa se vuelve pícara y comenzamos a disfrutar de nuestra Villa, sin límite...


 

domingo, 13 de marzo de 2016

TIRAR LA TOALLA

De Alberto Colonna

Siempre recuerdo cuando la reina de Inglaterra dijo aquello tan famoso del "annus horribilis" que se supone tuvo como "resultado" de la muerte de Lady Diana. La sentimental señora lo pasó fatal como consecuencia de sus actos o más bien, por todo lo contrario, por no mover el culo cuando tocaba,  al menos para quedar bien con "su pueblo". 
La cuestión es que la acepción se me quedó grabada aunque su significado sea completamente diferente en mi caso y habría que cambiar el "annus" por unos cuantos, mejor no contarlos...


De Alberto Colonna

Por mucho que uno se desespere y grazne contra su maldita mala suerte, hay cosas que la vida trae sí o sí y uno sólo puede ampararse en lo que sea que le funcione para aguantar el chaparrón.  Cada uno tiene su refugio y "se lo monta como puede".
Desde aquí te digo: Ni se te ocurra tirar la toalla. Eso de que no hay mal que cien años dure es la verdad, aunque en el ínterin lo pasemos puñeteramente mal, siempre siempre tiene que quedar sitio para la esperanza. Mírame... yo ya casi veo una rendijita por la que pasa un hilo de luz, no te digo más...





LECTORES EN EL MUNDO

Únete a mis amigos

http://ads73835.hotwords.com/show.jsp?id=73835&cor=FF0000&tag=div&atr=class&vatr=post-body