mm

domingo, 18 de septiembre de 2016

HISTORIA DE UN REGALIZ






Maldita bendita lluvia.

Que el agua se lo lleve todo,
que nos limpie por fuera y por dentro
que se vayan nuestras soledades, inseguridades
que se inunde nuestro desierto.

Que sacuda mi pasión con un golpe seco, que despierte quizás más tarde, pero muy adentro.

Mi cuerpo y mente funcionan desacompasados, apartados, desviados.

Tú no lo sabes, y yo no acierto, puro agotamiento,  pero tu luz me ha sosegado y ya te echo de menos.





5 comentarios:

  1. Hola Susana,

    Como yo digo, la poesía es la octava mayor de la literatura, la que mueve almas, el principio y el final. De lo escrito, lo que más transmite el sentimiento. En estos versos se ven los tuyos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, aquí es de lo que se trata.
      Besos

      Eliminar
  2. Hay en el poema mucha ansia de deshacer lo incomodo, lo inapropiado y para hacer espacio y para una ilusión que se abre camino. Se aprecia mucha pasión en el poema. Es intenso.
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:57

    Bonito poema..me recuerda viejos tiempos, hay que tener siempre espacio para la poesía..algo que habré de retomar..te animo a escribir mas en este formato.besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay espacio para algo poético, no me atrevo a hablar de poesía... se hace lo que se puede gracias jaj

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LECTORES EN EL MUNDO

Únete a mis amigos

http://ads73835.hotwords.com/show.jsp?id=73835&cor=FF0000&tag=div&atr=class&vatr=post-body