mm

domingo, 16 de septiembre de 2012

¡CÓMO HEMOS CAMBIADO!

Con mi tío Jon en el Kalamua. (In Memoriam)
En Euskadi hay mucha tradición de subir al monte, no en vano estamos rodeados de un verdor y un paisaje que son la envidia de propios y extraños.

Los Domingos por la mañana es tradicional subir a alguno que no tiene que ser muy alto y así da tiempo de bajar y tomar el aperitivo o "El vermouth" como se dice por aquí, aunque tomes cualquier otra cosa.

Cuando era pequeña solía hacerlo con mi padre y/o con mi tío Jon, que por aquél entonces colaboraba con él en cuestiones de trabajo y estaban muy en contacto.
Recuerdo aquellas salidas con mucho cariño y alegría porque nos lo pasábamos estupendamente caminando un poco, bebiendo un traguito de la "bota" y parando para comer un bocadillo que nos sabía a gloria.
Más tarde cuando ya tuve unos 12 ó 13 años, mi primera subida fue al "Gorbea" que es la cumbre más alta del macizo montañoso del mismo nombre, a caballo entre las provincias de Álava y Vizcaya. Fue con mi cuadrilla de entonces, todos bastante mayores que yo que además era la primera vez que iba a pasar una noche fuera de casa. 
Echando un traguito

Tengo recuerdos encontrados porque si bien al final me lo pasé estupendamente, la pendiente no es ninguna tontería sobre todo si no  se está acostumbrado. "Lo peor" fue la noche en el refugio, y es que yo no tenía edad suficiente ni siquiera para entender porqué se reían tanto unos y otras, porqué se jugaban a juegos un tanto "extraños", y por qué la gente se empeñaba en meterse en cama ajena y no dormían  tranquilamente que era lo que quería hacer yo.  Lo pasé mal porque los más espabilados se dieron cuenta y empezaron a burlarse de mí que echaba de menos a mi "amatxu" (madre en vasco) decían los muy... Y es que los 13 años de "antes" no tienen nada que ver con los de ahora.

No quiero meterme con los pre-adolescentes de hoy porque ellos viven lo que les ha tocado vivir,  aunque la realidad es que la inocencia de esos años tan bonitos se ha perdido prácticamente del todo.
Si no se tiene a alguno cerca, no  hay más que ver un "reality"  de los que abundan en televisión para constatar cómo piensan y sobre todo de qué manera actúan.
Tengo claro que Internet ha intervenido en este "fenómeno" y no para bien. Las niñas se dejan fotografiar más o menos ligeritas de ropa y se exhiben en cientos de redes sociales  sin darse cuenta del peligro que esa sobre exposición conlleva. 
foto de taringa.net

Tengo auténtico pavor a lo que tanto depravado en la sombra, escondido tras un ordenador, es capaz de hacer con estas criaturas que acaban de asomar la cabeza a la vida e infelices de ellas, creen saberlo todo. Miedo y  pena, porque hay que vivir y disfrutar lo mejor que se pueda de cada etapa de la vida,  de momento y mientras no se demuestre lo contrario, no tenemos mas que una...






20 comentarios:

  1. Rosa11:08

    Yo no he vivido una expereriencia como la que cuentas, pero vives otras de otro tipo, pero que al final es lo mismo, la inocencia de antes ya no existe en las adolescentes de ahora, están que se las saben todas,(o eso creen) pero no dejan de ser niñas como tu bién dices disfrazadas de mujercitas queriéndose comer el mundo, y cuanto mundo las queda, probrecitas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es Rosa, lo más peligroso es que se creen que saben lo que es el mundo, y éste a veces puede engullirlas de una sola vez. Por eso digo que no me meto son "ellas/os" porque sencillamente viven lo que les ha tocado.

      Muxu

      Eliminar
  2. Hola Susana yo tambien me siento diferente a las niñas de ahora de quince o dieciseis años... y no hace tanto que yo los tuve, pero veo cosas que yo nunca hice o nunca se me ocurrio pensarlas.. ahora hay mucha prisa por hacer todo rapido, por comerte el mundo de un bocado.. y para nada.. porque las cosas llegaran cuando deban llegar y si antes ya lo has probado todo.. que queda luego...
    Un beso muy grande
    Belen.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bieeen!, mi niña ha vuelto :)
      Es que ya no son 15 ó 16 años Belén, ahora empiezan a "enrrollarse", a emborracharse... etc con 12 y 13 años que lo he visto yo...
      Me parece una auténtica barbaridad lo que hacen, porque no se dan cuenta de que se están perdiendo una de las etapas más importantes de la vida, porque es ahí cuando se forja el carácter y si te pierdes algo así no puede venir nada bueno... En fin, hay que vivir con lo que nos toca lo mejor que podamos. Yo tengo la suerte de que mis sobrinos son todos muy formales.
      Besitos niña

      Eliminar
  3. ¡Qué maravilloso blog he descubierto, Susana!!!!
    Te leeré cada día. Ha sido toda una suerte encontrarte.
    Gracias por sugerírmelo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Carol!
      Bueno... todos los días no puedo escribir, más bien una vez a la semana, pero tienes 45 articulillos por descubrir :)
      Los nuevo amigos que se van incorporando quizás se pierdan algo bueno si no los leen...
      Muchísimas gracias por tu comentario, espero leer muchos más!
      Besos

      Eliminar
  4. Muy buena tu entrada Susana , para tomar conciencia. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Hanna, aunque tus horas no sean las mías :)

      Besos

      Eliminar
  5. Como madre de un adolescente me temo que soy yo quien extraña esos momentos en que buscaba mi compañía y el mundo se llenaba de magia. Todo era especial y no un "rollo". pero confío en que algún día él recuerde por ejemplo nuestras subidas al monte y le produzca la bonita sensación que te produce a tu el recuerdo, querida amiga. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Madre de un adolescente tú? pues sí que has corrido chica!! no me lo imaginaba...
      Bueno yo lo que tengo son sobrinos adolescentes, es una edad un poco asquerosilla para ellos y para los demás. Anímate, aquí sólo hace falta paciencia y que pase el tiempo...

      Besos

      Eliminar
  6. Hola Susana, si que ha cambiado todo. Nuestra infancia y adolescencia eran muchísimo mas naif de la de ahora, pero no podemos tener pena o nostalgia, estamos en momentos distintos. Ellas y ellos van a vivir su momento, a lo mejor no en el refugio de Gorbea ni a la edad a la que nos gustaría pero es lo que les toca. Yo como padre de dos niñas temo ese momento, pero lo tienen que vivir, y nosotros. los padres, lo tenemos que sufrir. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Juanan, no me extraña que temas ese momento, pero si tus niñas ven en casa "lo que tienen que ver" y en definitiva tienen el cariño que todos lo niños deben sentir, todo saldrá bien, ya verás :)
      Gracias por tu comentario. Saluditos

      Eliminar
  7. Muy bueno el artículo para reflexionar sobre los peligros que corren los niños y adolescentes y el cuidado y control de los padres, tiempos difíciles!! Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Graciela, tiempos difíciles para todos.
      Gracias por comentar. Saluditos

      Eliminar
  8. Pero no lo puedo creer ! es un misterio.....yo te decía que si bien uno está preocupado es más porque acá en Buenos Aires los niños o los adolescentes de doce o trece años no salen solos a la calle, ni a comprar a una verdulería o a un chino. La mayor de mis hijas tiene doce años y ante el temor de todos y el mío propio he decidido mandarla igual a hacer una compra y cruzar las calles, sin mirar (ojos que no ven.....). El otro día sin más, yo desde la camioneta con dos enanas de siete años la mandé a buscar algo que se había olvidado en casa y por primera vez a abrir la puerta. No podía hacerlo, no me moví del auto hasta que lo consiguió.....Eso es lo que más me preocupa a mi de los adolescentes a quienes también veo sufrir más porque las cosas han cambiado pero para peor, se les exige más, tienen muchisima información que nosotros no teníamos y creo que somos los adultos quienes deben guiarlos.....Hoy hay mucha ausencia de adultos en casa.......Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un misterio! Perdona el retraso guapi, pero me llegó muy tarde por la noche y hasta ahora no he tenido tiempo. Encima que te curras un comentario "como Dios manda"... jajaj todos los comentarios me gustan que conste eh?. Tienes muchísima razón y quizás te consuele saber que no sólo pasa en Buenos Aires, yo diría que en todas las grandes ciudades. Que hay mucha ausencia de adultos por supuesto! y con la cabeza bien amueblada diría yo, porque hay adultos que la verdad mejor que no estén para lo que hacen. Mucho cariño, pero también mucha disciplina, diría yo que son las claves.
      Muchísimas gracias Anita. Muxus cariñosos ;)

      Eliminar
  9. te entiendo perfectamente. Yo he escrito varios posts acerca de este tema....
    un saludo chavala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y lo que se podría escribir! Gracias por comentar.
      Saluditos

      Eliminar
  10. Estamos de acuerdo, muy distinta nuestra infancia a lo que se vive en la actualidad. Pero creo que depende de nosotros, los adultos, estar presentes en la vida de nuestros niños-adolescentes y mostrarles un poco de los valores perdidos. Gracias por compartir tus recuerdos y por cierto, que niña mas bonita!! Becho Su =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sole!! acabo de ver este comentario tuyo de hace mil años. Espero que estés bien. ¿Por dónde andas?

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LECTORES EN EL MUNDO

Únete a mis amigos

http://ads73835.hotwords.com/show.jsp?id=73835&cor=FF0000&tag=div&atr=class&vatr=post-body